Julio Caro Baroja Guadalmar

Cada año los mosquitos son un problema en la desembocadura del río Guadalhorce, pero este año se están cebando con los alumnos del CEIP Julio Caro Baroja de Guadalmar. No solo sufren a los mosquitos los niños, también profesores y padres están afectados por este asunto.

El Ayuntamiento de Málaga realiza fumigaciones de forma periódica según comenta la directora del centro, ya que desde el propio centro de avisa del problema y acuden desde Medio Ambiente pero en esta ocasión el problema es más grave ya que las picaduras son constante. Es por ello que algunos padres se han movilizado para recojer firmas para que se ajilice la situación y se tomen medidas contra esta plaga que tanto daña a todos los que conviven en el CEIP Julio Caro Baroja. La petición se realiza desde la plataforma Change.org tal como se recoge en el artículo de la Opinión de Málaga.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.