Miguel Ángel Jiménez actualmente se encuentra disputando el Abierto de Francia, del que es el actual campeón. Está intentando revalidar el título aunque le será muy complicado ya que tras las primeras jornadas se encuentra bastante lejos de la cabeza.

Los compañeros del diario SPORT le realizaron esta entrevista con motivo de la disputa de este torneo:

 

 

 

¿Volver a París le trae buenos recuerdos, no?
La verdad que sí, aunque tuviera que jugarme la victoria en un play-off ante Alejandro Cañizares y Molinari cuando tenía la victoria en el bolsillo. Somos humanos y, la presión me pudo en el 18 y me jugó una mala pasada. Afortunadamente me llevé la victoria.

Un triunfo que le lanzó hacia la Ryrder Cup de Gales… 
Sin duda, fue una victoria muy importante porque me ayudó a clasificarme para la Ryder. El torneo tiene una historia increíble y me sentí un privilegiado de ver mi nombre en el trofeo, y la verdad, me gustaría volver a verlo.

Su temporada no está resultando tan brillante como la anterior. ¿A qué se debe?
Siento que mi juego está rayando a un gran nivel, parecido en algunos momentos al año pasado aunque los resultados no lo acaben de mostrar. En el golf, a veces también es importante un golpe de suerte para cerrar alguna vuelta con un resultado más bajo y luchar por la victoria, pero esta temporada todavía no ha ocurrido. Quizá sea un buen momento en París para que suceda.

Ha acabado segundo esta temporada en un par de ocasiones pero no las ha logrado rematar con una victoria.
Empecé bien en el Volvo Champions y a punto estuve de ganar en Corea, antes del Open de España, pero no pudo ser. Lo que ocurre es que hay mucha competencia, jugadores muy preparados y ganar no es nada fácil en el circuito europeo. Hay que tener un respeto por todos los jugadores.

Llegan nuevas generacionesde jugadores como Manassero. ¿Qué le parece el itailano?
Es un jugador muy bueno, con la cabeza muy centrada y sabe lo que quiere, que es lo más importante. Creo que es el futuro del golf europeo junto a jugadores como McIlroy, que ha mostrado ya su clase. Es la nueva generación que llega fuerte.

¿Te sorprende a ti mismo encontrarte en medio de toda esta nueva generación riendiendo al más alto nivel?
La verdad es que yo empecé a destacar en golf un poco tarde y por ello voy a tratar de retirarme un poco tarde (sonríe). Bueno, sorprendido, no. Me gusta lo que hago en la vida por eso quizá estoy ahí. No me descuido, voy al gimnasio, aunque poquito, trabajo, algo un poco de pesas, especialmente en invierno y por lo demás, cosas que siempre me han ido bien, como el aceite de oliva, el jamón de bellota y un buen vino tinto, de crianza me ayudan a mantenerme. Ah, y me olvidaba de unos buenos habanos…

Es curioso que mientras el golf actual va por hacer sesiones de pesas para darle más fuerte, encerrarse en la habitación para concentrarse, etc, usted aboga por el viejo estilo de golf….
Echo de menos las partidas de mus entre los jugadores, jajaja. Somos jugadores de otra generación. El mejor ejemplo de ese cambio lo representó Tiger, que es todo un atleta. Todo se va profesionalizando más y cada vez más llegan jugadores más preparados. Los jóvenes están acostumbrados a ello. Cuando yo veo un gimnasio, empieza a picarme el cuerpo (sonríe). El físico es importante pero el 80% del golf está en la azotea (cabeza) y tienes que creer en ti y capaz de hacer todas las cosas. Somos humanos y tenemos sensaciones y es lo que te hará estar en un sitio u otro.

Si Txema Olazábal te ofreciera ser el vicecapitán europeo en Chicago, ¿aceptarías?
Pues claro que sí. Me encantaría estar involucrado en la Ryder. Si estoy bien de juego, estaré para disputarla y si no, iría de ayudante con los ojos vendados.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.