La escuela de alta cocina Le Cordon Bleu Madrid anunció a los 50 jóvenes estudiantes de cocina seleccionados para la siguiente fase del IV Premio Promesas de la alta cocina. Un total de 29 centros de enseñanza de 15 provincias contarán con representación en ella. Andalucía, con 16 aspirantes, vuelve a ser la comunidad con mayor número de participantes en esta fase del certamen, por delante de Cataluña con diez aspirantes.

Cinco aspirantes son malagueños, de los cuales uno de ellos, en concreto María Esther Pineda Gil, del IES Jaracanda de Churriana, serán los encargados de representar a Málaga en este certamen y optar así a conseguir un puesto en la final.

Tras Andalucía y Cataluña, otras comunidades como Canarias y Comunidad Valenciana competirán con varios representantes en la segunda fase del Premio Promesas, mientras que también estarán presentes autonomías con gran tradición gastronómica como Madrid, Asturias, País Vasco, Castilla y León, Galicia y Baleares.

Los concursantes tendrán hasta el 31 de enero para presentar una receta y un vídeo de máximo cinco minutos con una elaboración creativa propia de una receta que partirá de un elemento común para todos. A partir de ahí, podrán elegir la forma de cocinarlo o el resto de ingredientes y guarnición, y así demostrar su talento y habilidades técnicas. Además de la valoración del jurado profesional de la escuela, los interesados en contribuir con su voto en la selección podrán ejercer como jurado popular en la página del Premio en Facebook. Sólo los diez mejores se medirán en la final, que se celebrará en Le Cordon Bleu Madrid el próximo 14 de abril de 2016.

El objetivo es reconocer el talento y fomentar el desarrollo profesional de los mejores jóvenes cocineros del país, si bien las intenciones del proyecto van mucho más allá. “Estamos encantados con la excelente acogida que ha tenido el premio un años más y tenemos muchas ganas de ver en acción a los alumnos seleccionados. El trabajo que han hecho los participantes evidencia la importante labor que se está haciendo en muchas escuelas de cocina del país”, reconoce Rosario Barrios, directora de Le Cordon Bleu Madrid.

Los participantes ponen su talento a concurso con el objetivo de conseguir una beca del 100% para cursar un diploma valorado en más de 21.000€ en Le Cordon Bleu Madrid. Además del ganador, el segundo clasificado puede disfrutar de una beca para estudiar un Certificado en la Escuela valorado en 7.000€ a escoger entre las disciplinas de Cocina, Pastelería o Cocina Española. Y este año también se premiará el esfuerzo de los centros con una ayuda económica de 1.500 €, que se entregará al centro del primer clasificado.

Un ejemplo de la excelente oportunidad que ofrece el Premio, es el Almeriense Cristóbal Muñoz exalumno del IES Almeraya, ganador de la I Edición del Premio Promesas hace tres años y que tras su beca por el premio en Le Cordon Bleu y posterior trabajo en la escuela, este año es finalista al Premio Cocinero del Año.

La ganadora del año pasado, la castellanoleonesa Marina de la Fuente Villamediana, del I.E.S. Diego de Praves (Valladolid), disfruta en la actualidad de su beca y continúa formándose para ser una gran profesional de nuestra cocina. El segundo clasificado, el catalán Eric Solá, del CETT de Barcelona, disfrutó el pasado verano de su premio con un curso especializado en Pastelería.

Este prestigioso galardón cuenta ya con numerosos seguidores entre los estudiantes de las escuelas de cocina de todo el país y con el respaldo de cocineros de prestigio, como Martín Berasategui, Diego Guerrero o Pedro Subijana, presidentes y jurados de ediciones anteriores.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.