Los devotos de la Semana Santa no pueden creerse que durante lo que queda de Semana no deje de llover. Será casualidad pero la fortuna no les deja disfrutar de lo que más desean.

Para muchos, esta Semana significa más que un año de trabajo y sacrificio. Todo un año esperando con el día soñado para disfrutar de los tronos y salir con sus cofradías y por culpa de la lluvia ese día tendrá que esperar un año más.

Solo esperamos que el próximo año el agua deje tranquila a la Semana Santa.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.