casa gerald brenanLa Casa Gerald Brenan, acogerá hasta el 30 de abril una exposición sobre la evolución de la plástica malagueña desde la segunda mitad del siglo XX hasta la actualidad desde la perspectiva de 21 artistas. Esta exposición está organizada por el Área de Cultura en colaboración con la Junta Municipal de Distrito de Churriana y podrá visitarse los miércoles, jueves y viernes de 11:00 a 14:00 y de 17:30 a 20:30 horas.

La presentación de la mismas se realizó ayer durante la mañana por el concejal de Cultura, Damián Caneda, y el concejal del distrito de Churriana, José del Río, acompañados de la comisaria de la misma, Lourdes Jiménez.

Manuel Barbadillo, Enrique Brinkmann, Jorge Lindell, Francisco Peinado, Antonio Ayuso, Palmira Abelló, Gabriel Alberca, Eugenio Chicano, José Díaz Oliva, Antonio Jiménez, Manolo Morales, Francisco Hernández, Dámaso Ruano, Pepe Bornoy, Carlos Durán, Daniel Muriel, Chema Lumbreras, Plácido Romero, Manuel Moreno, Andrés Merida y Antonio Yesa, son los 21 artistas representados en esta muestra con la que se pretende dar testimonio de la importantes producción artística que se ha desarrollado en Málaga desde la segunda mitad del siglo XX hasta nuestros días.

La exposición recoge una pequeña selección de las primeras obras de algunos autores como Francisco Peinado, Manuel Barbadillo o Pepe Bornoy que, contrapuestas a las más recientes, ofrecen un campo de estudio y análisis de la evolución plástica, además de incorporar adquisiciones recientes de autores como Chema Lumbreras, Daniel Muriel o Plácido Romero, entre otros. En esta ocasión, la escultura también está presente, aunque en menor medida, con una obra de Antonio Yesa.

La pintura malagueña al contrario que otros lugares españoles, continuó con el conservadurismo que había marcado la primera mitad del siglo XX. Antes de la Guerra Civil los artistas más comprometidos que trabajaron en la ciudad con movimientos de vanguardia eran muy pocos, a excepción de nombres como José Moreno Villa. Tras un periodo de sequía vanguardista, será en el periodo comprendido entre 1954 y 1957 cuando aparezcan grupos artísticos en el panorama nacional como Dau al Set, Equipo 57 o El Paso, entre otros, que ofrecieron un cambio importante y abrieron un camino hacia la reconciliación de los creadores con la modernidad.

En este contexto, en la capital malagueña surgieron grupos como Peña Montmartre y Grupo Picasso, que fueron el germen de las nuevas propuestas renovadoras que florecerán en la década de los setenta. Los lenguajes utilizados se movían por campos tan distintos como el informalismo, el neo surrealismo o la figuración fantástica, la mayoría de las veces realizadas desde interpretaciones muy personales, siendo muy significativa la elección de la figuración fantástica como campo de renovación.

Un caso particular es el del pintor Manuel Barbadillo, que a partir de estos años sesenta comienza a trabajar en el arte cibernético con trabajos de módulos y formas computables, con el ordenador como medio de expresión principal. Por otra parte, el informalismo se desarrollará desde los inicios de la obras de Enrique Brinkmann y de Jorge Lindell.

Es significativo, por otra parte, que desde finales de los sesenta e inicios de los ochenta, los nuevos artistas rompen con las posiciones estéticas anteriores y se acercan a la figuración, siendo una de las más representativas las obras de Carlos Durán.

Pueden encontrar toda la información y la imagen aquí.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.